Directrices para diseñar una política de internamiento restrictivo

Propósito

La Asociación de Administradores de Correccionales Estatales (ASCA, por sus siglas en inglés) reconoce la importancia y los retos relacionados con el manejo de los internos que pueden ser una amenaza grave tanto para el personal, como para otros internos y para el funcionamiento seguro y ordenado de los centros penitenciarios. El uso del internamiento restrictivo es una herramienta necesaria para asegurar un ambiente seguro para el personal y los reclusos en los sistemas penitenciarios. ASCA está comprometida con el principio universal de clasificación para administrar el internamiento en la forma menos restrictiva posible y para llevar a cabo su misión.

Como resultado, ASCA creó un subcomité con el fin de desarrollar un conjunto de directrices que pudieran ser utilizadas por los organismos miembros, con el fin de desarrollar políticas relacionadas con el internamiento restrictivo. ASCA reconoce que cada agencia debe tomar en cuenta sus condiciones específicas para definir la forma en que aplican las directrices propuestas, ya que difieren en sus legislaciones, órdenes judiciales y configuración de su planta física. Con base en la complejidad de la gestión de esta población, algunos principios universales proporcionan un marco general a las distintas agencias para el desarrollo de sus políticas. Esperamos que este documento sea útil para las agencias en el diseño de políticas para administrar de forma segura a esta población, de manera que facilite su transición a una situación menos restrictiva, manteniendo un ambiente donde otros internos pueden estar seguros y participar activamente en programas y actividades sociales que promuevan su reinserción.

Definición del internamiento restrictivo

El internamiento restrictivo es un concepto utilizado por los profesionales penitenciarios para abarcar a un mayor número de nomenclaturas específicas de cada Agencia. En términos generales, el internamiento restrictivo se refiere a una forma de alojamiento para internos cuya presencia continua en la población general representa una seria amenaza tanto para la vida, la propiedad, a sí mismo o a otros reclusos y los empleados penitenciarios, como a la seguridad y el orden en la operación de una institución correccional. Esta definición no incluye la custodia protectora. El internamiento restrictivo está diseñado para generar un ambiente seguro y productivo para el personal de la institución y los internos asignados a población general, así como para facilitar la transición de los reclusos en esta condición de internamiento, hacia un entorno con menores restricciones.

Principios rectores del internamiento restrictivo.

Los siguientes son un conjunto de principios rectores para la instrumentación del internamiento restrictivo, que se recomienda a las agencias correccionales incluir en sus políticas:

1. Proveer un proceso para realizar una revisión independiente de las decisiones que asignan a una persona privada de la libertad en condición de internamiento restrictivo;

2. Realizar revisiones cada 180 días, o menos, de la clasificación de los internos en condición de internamiento restrictivo;

3. Realizar evaluaciones de salud mental, por parte de personal entrenado para ello, dentro de las 72 horas en que un interno haya sido puesto en condición de internamiento restrictivo; y, después de esto, llevar a cabo evaluaciones periódicas de su salud mental, incluyendo un plan de tratamiento apropiado;

4. Proveer niveles estructurados y progresivos de tratamiento, que incluyan el aumento gradual de privilegios, como incentivo para una conducta positiva y/o para la participación en el programa;

5. Determinar la duración de la condición de internamiento restrictivo de un interno en función a la naturaleza y el nivel de amenaza que supone para el funcionamiento seguro y ordenado de la población general, así como por su participación en el programa, el cumplimiento de reglas y las recomendaciones del personal responsable de revisar la clasificación, y no únicamente por períodos de tiempo estrictamente determinados;

6. Proporcionar acceso al personal y a los servicios asociados a la salud física y mental;

7. Facilitar oportunidades de visita;

8. Proveer oportunidades para la realización de ejercicio apropiado;

9. Proporcionar condiciones para mantener una higiene adecuada;

10. Prever en el programa mecanismos apropiados para apoyar el regreso del interno a la población general o a la comunidad;

11. Recabar datos suficientes para evaluar la efectividad de la aplicación de estos principios rectores;

12. Realizar una revisión objetiva de todos las personas privadas de la libertad en condición de internamiento restrictivo, a cargo de terceros desvinculados de la autoridad responsable de determinar la condición de internamiento restrictivo, para valorar la necesidad de suspender o prolongar la condición; y,

13. Garantizar que todo el personal asignado a trabajar con internos en condición de internamiento restrictivo estén adecuadamente capacitados para el manejo de este tipo de población.

 

Agosto 9, 2013

Recuperado de: http://www.asca.net/system/assets/attachments/6145/B.%20ASCA%20Restrictive%20Status%20Housing%20Policy%20Guidelines-Final%2008092013.pdf?1375723019

Restrictive  Status  Housing  Policy  Guidelines

Purpose

The  Association  of  State  Correctional  Administrators  [ASCA]  recognizes  the  importance  and  challenges  associated  with managing  inmates  who  pose  a  serious  threat  to  staff,  other  inmates  or  to  the  safe  and  orderly  operation  of  correctional facilities.  The  use  of  restrictive  housing  is  a  necessary  tool  for  correctional  systems  to  utilize  to  ensure  a  safe environment for  staff  and  inmates.  ASCA  is  committed  to  the  universal  classification  principle  of  managing  inmates  in  the  least restrictive  way  necessary  to  carry  out  its  mission.

As  a  result,  ASCA  established  a  sub-­‐committee  for  the  purpose  of  creating  guiding  principles  that  might  be  used  by member  agencies  for  the  purpose  of  developing  policies  related  to  restrictive  status  housing.    ASCA  recognizes  that individual  jurisdictions  have  specific  issues,  unique  legislation,  judicial  orders,  and  varying  physical  plant  configurations that  must  be  considered  locally  and  addressed  by  policies  specific  to  those  individual  jurisdictions.  Based  on  the complexity  of  managing  this  population,  some  universal  principles  provide  this  general  framework  for  agencies  in  the development  of  their  policies.  We  hope  this  document  is  helpful  to  jurisdictions  in  designing  policies  to  safely  manage this  population  in  a  manner  that  promotes   their  positive  transition  to  less  restrictive  settings   while  supporting   an environment  where  other  inmates  may   safely  and   actively  participate  in  pro-­‐social  programs  and  activities.

Defining  Restrictive  Housing

Restrictive  status  housing  is  a  term  used  by  correctional  professionals  to  encompass  a  larger  number  of  agency  specific nomenclatures.  In  general  terms,  restrictive  status  housing  is  a  form  of  housing  for  inmates  whose  continued  presence  in the  general  population  would  pose  a  serious  threat  to  life,  property,  self,  staff  or  other  inmates,  or  to  the  security  or orderly  operation  of  a  correctional  facility.  This  definition  does  not  include  protective  custody.    Restrictive  status  housing is  designed  to  support  a  safe  and  productive  environment  for  facility  staff  and  inmates  assigned  to  general  population  as well  as  to  create  a  path  for  those  inmates  in  this  status  to  successfully  transition  to  a  less  restrictive  setting.

Guiding  Principles  for  Restrictive  Status  Housing

The  following  guiding  principles  for  the  operation  of  restrictive  status  housing  are  recommended  for  consideration  by correctional  agencies  for  inclusion  in  agency  policy.    They  are  to:

1. Provide  a  process,  a  separate  review  for  decisions  to  place  an  offender  in  restrictive  status  housing;

2. Provide  periodic  classification  reviews  of  offenders  in  restrictive  status  housing  every  180  days or  less;

3. Provide  in-­‐person  mental  health   assessments,  by  trained  personnel   within  72  hours  of  an  offender  being  placed  in restrictive  status  housing  and  periodic  mental  health  assessments  thereafter  including  an  appropriate  mental  health treatment  plan;

4. Provide  structured  and  progressive  levels  that  include  increased  privileges  as  an  incentive  for  positive  behavior  and/or program  participation;

5. Determine  an  offender’s  length  of  stay  in  restrictive  status  housing  on  the  nature  and  level  of  threat  to  the  safe  and orderly  operation  of  general  population  as  well  as  program  participation,  rule  compliance  and  the  recommendation  of  the person[s]  assigned  to  conduct  the  classification  review  as  opposed  to  strictly  held  time  periods;

6. Provide  appropriate  access  to  medical  and  mental  health  staff  and  services;

7. Provide  access  to  visiting  opportunities;

8. Provide  appropriate  exercise  opportunities;

9. Provide  the  ability  to  maintain  proper  hygiene;

10. Provide  program  opportunities  appropriate  to  support  transition  back  to  a  general  population  setting  or  to  the community;

11. Collect  sufficient  data  to  assess  the  effectiveness  of  implementation  of  these  guiding  principles;

12. Conduct   an  objective  review  of  all  offenders  in   restrictive  status  housing   by  persons  independent  of  the  placement authority  to  determine  the  offenders’  need  for  continued  placement  in  restrictive  status  housing;  and

13. Require  all  staff  assigned  to  work  in  restrictive  status  housing  units  receive  appropriate  training  in  managing  offenders on  restrictive  status  housing  status.

 

 

August 9, 2013

Retrieved from: http://www.asca.net/system/assets/attachments/6145/B.%20ASCA%20Restrictive%20Status%20Housing%20Policy%20Guidelines-Final%2008092013.pdf?13757230199